19 de diciembre de 2009

SÓLO PIENSO EN TÍ


"Estoy aquí en el tren. Bajo mis pies se siente un gran traqueteo, y el paisaje pasa rápido ante mí.
Cuando escribo esto, no sé lo que estarás haciendo.
Francia: ¿qué será de ti allí? ¡Tan lejos de mí! ¡qué pesadumbre!
El aire entra por la ventanilla, y me trae recuerdos de ti. Tú ya ni te acuerdas.
Te estarás divirtiendo mucho, sin acordarte que aquí dejaste un corazón triste llorando lágrimas de ausencia.
A pesar de todo, yo sufro, miro la ventana y recuerdo tu cara, tu sonrisa.
Sufro…, porque yo sólo pienso en ti".

No recuerdo muy bién cuándo escribí esto, supongo que sería en el año 1979. Mis padres y yo fuimos a Cáceres, a mi ciudad de nacimiento, a visitar a una amiga de mi madre que estaba muy enferma, y que llevaba muchos años sin verla. Después de 17 años de mi marcha, les acompañé para conocer el lugar donde había nacido, y conocer a las personas que me vieron nacer.
Fueron muchas horas en el tren, y detrás de una tarjeta de Alcántara (Cáceres), mientras veía los pueblecitos pasar tras las ventanillas, pensaba en mi amor perdido.
__________________________________________________

2 comentarios:

Laurita dijo...

Hace 30 años, cuando eras una chiquilla...con los primeros amores se escriben relatos de diversa índole, algunos que mejor tirarlos a la basura, y otro que son perlas, cómo este. No hace falta que sea largo, que diga gran cosa, sencillo, conciso y sentimental, es un nudo en el estómago de sollozo y angustia, pero a la vez de recuerdos bonitos que cuando estaba cerca de ti ¿verdad? Seguiré leyendo y comentandote. Pa ser el primero me ha gustado mucho y me ha traido recuerdos de adolescente...

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Me alegra que te guste, Laurita. Cuando escribí esto, commo todo lo demás, no lo hice con ninguna intención. Si hubiera sido así, hubiera medido más las palabras, hubiera puesto más interés en que quedara perfecto... Pero esto me salía del corazón. Iba en el tren, hacia Cáceres, mi tierra de nacimiento, y el traqueteo del tren, tantas horas, me daba para pensar mucho. Y mientras miraba por la ventanilla, sobre mis rodillas, con un bolígrafo, escribí esto, lo que me salía del corazón. Éste fue un amor adolescente, de los de verdad. Enamorada de él, y sólo estuvimos en pareja un mes, y ni siquiera nos llegamos a coger de la mano. Cuando su mano rozaba la mía, temblaba, pero nunca llegamos a ir de la mano, ni un beso, ni nada de nada. ¡vaya par de tontos! ¡eran 15 años y otros tiempos!. SE acercaba más a mí cuando se suponía que no estábamos de "pareja". Curioso, ¿verdad? Pero a la vez, el recuerdo es tan bonito, que supera todo lo demás.
Mis amores han sido todos muy especiales, y todos casi platónicos.
Te agradezco tus comentarios, tan lindos como tú.