19 de diciembre de 2009

LA CARACOLA DULZONA

¿El por qué de este título?

Hace más de un mes, comencé un curso de escritura: EL GOZO DE ESCRIBIR.
Tenía miedo, por ser el primero, por el tiempo que llevaba sin escribir, por enfrentarme a las críticas y comentarios de personas que están acostumbradas a escribir, y por ser un curso por internet.
Lo cogí con mucha ilusión, pero en un primer comentario de mi relato, lo ví todo negro, caí...
De todas formas, no lo dejé, y seguí con empeño e ilusión.
Ahora no me arrepiento de nada.
He disfrutado, he conocido gente estupenda, he imaginado otras realidades, he soñado y he crecido.
Ahora estoy enganchada y no quiero dejarlo.
LA CARACOLA DULZONA DANZA SOBRE LAS TIJERAS, es parte de una de las frases que formé con las palabras caracola-tijeras, BINOMIO FANTÁSTICO, durante el ejercicio realizado en uno de los chats del curso.
Así es que, he adoptado esta frase para mi blog, donde iré metiendo todo aquello que estoy encontrando, lo que escribí hace muchos años, y lo que pueda escribir a partir de ahora.
Espero que os guste, y me hagáis vuestros comentarios. Quiero que sea un blog con movimiento, porque bastantes años han estado quietos esos escritos.
Nos vemos en otro momento.
__________________________________________________

4 comentarios:

Jorge dijo...

...y la caracola dulzona que danza sobre las tijeras sin importarle lo extraño que ello pudiera parecerle a las gentes...será tu guia y te sonreirá haciendo peripecias sobre el filo...

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Gracias por estar siempre ahí.

Manolo dijo...

Este rincón es el refugio, en los días en que arrecia la tormenta, cuando el viento sopla con la fuerza de un huracán, pero tambien lo es cuando la calma asfixia, gracias por compartir y regalarnos tu caracola llena de luz y de vida...

Carmen Rosa dijo...

¡¡¡ Y espero que por mucho, mucho tiempo nos sigas deleitando con tus escritos, tus pensamientos, tus palabras........!!!!
Espero me envies aquellos escritos "cursis" como ayer llamábamos a nuestros pensamientos de juventud...que por tener que cerrar la oficina me quedé sin leer.
Un abrazo