9 de septiembre de 2021

ESTO ES VIVIR

Poco antes de las 8 de la mañana, el sol me da los buenos días en un entorno privilegiado. No dudo ni un instante en desperazarme y salir a su encuentro.
Frente al hotel, la montaña y bajo el sol, a pocos kilómetros de aquí, pero cerca de mi vista, el bello pueblo de Genalguacil. 
Salgo cuando solo se escuchan los pajaritos despertando, con sus tibios gorgoritos. No puedo dejar de escucharlos.
Cojo el camino más cercano, y me acompañan los sonidos propios de la naturaleza a estas horas tan tempranas: un gallo aquí, el perro que le ladra, el rebuzne de un asno, otro gallo allí , y los pajaritos, "pi.. Pi... Pi.. Pi..". 
 Me adentro en el camino y no dejo de admirar los árboles . ¿Os dije alguna vez que me cautivan? Creo que son MONUMENTOS naturales imprescindibles para nuestra vida.
Es a esta  hora cuando aún se percibe el sonido del aire  que roza las ramas de los árboles, y que escucho cantar a mi paso, y que yo acompaño con el crujir de las hojas secas que encuentro bajo mis pies.
Hoy el sol augura un maravilloso día y conectar con la naturaleza es el mejor comienzo.
Me pondría algo sobre mis hombros, pero me gusta sentirlos frescos después de tantos días de calor y humedad.

Como dice este lugareño que encuentro con su saco al hombro, portando ramas cargadas de erizos de castañas para enseñar a sus nieto :
-  "Zeñora, esto es vida. Ze respira y se llenan los pulmones..".
Tiene usted toda la razón del mundo ¡Esto es vida!
 

No hay comentarios: