6 de septiembre de 2021

AMANECER ENTRE NUBES

 Despierto mucho antes del amanecer, mucho antes de que las alarmas del móvil y la tablet comiencen a sonar.

Adoro la sensación de buscar, a tientas, el filo de la sábana que alguien me robó anoche. Agarrarlo y cubrir mi cuerpo con ella.

Adoro esa sensación de poder respirar que no disfruto cuando aparece esa humedad en el ambiente, que te sorprende sudando a temprana hora de la mañana.

La ducha y los poros de la piel, erizados. ¡Me encanta!

Quiero ver amanecer en la playa, como cada mañana durante estos días,  pero el cielo está cubierto por unas nubes que no dejan ver el sol.

No me irrito ni añoro otra escena más luminosa.

Sólo disfruto el paseo tan de mañana, cuando la playa está casi desierta, porque siempre encuentro alguna persona como yo, que deja la seguridad de una cama y una casa, para irse a escuchar el ir y venir de las olas. No hay más ruidos.

Escuchar cómo las olas chocan en la orilla, y mis pies caminando entre el agua y la arena, es un sonido relajante.

Hay quien se atreve a bañarse. Yo no llego a tanto, solo paseo, pienso.

Cierro los ojos. Escucho.

Hundo los pies en la arena y dejo que la sal se pegue a mis pies y a mis piernas.

¿Puedo parar el tiempo?

Adoro estos momentos.


No hay comentarios: